Vitamina B12: nuestra reserva de energía

Para muchos la vitamina B12 es la más importante de todo el complejo B debido a que es fundamental en la producción de los glóbulos rojos. Estos se forman en la médula ósea y se encargan de transportar el oxígeno a diferentes tejidos del organismo.

Por tanto, si tienes niveles bajos de vitamina B12, se pueden presentar algunos cuadros de anemia; sin embargo, la enfermedad se enfrenta aplicando nuevas dosis de esta vitamina.

Además puedes leer: ¿Qué es la anemia?

¿Sabes cuáles son las otras propiedades de la vitamina B12?

La vitamina B12 es necesaria para mantener un equilibrio nervioso, para que de esta forma el sistema nervioso, el cerebro y el corazón puedan funcionar bien. También se ha comprobado que esta vitamina ayuda a combatir los estados de depresión y trastornos emocionales.

Por otro lado, la vitamina B12 se convierte en un excelente aliado para mantener reservas de energía física, emocional y mental y ayuda a la regeneración de los músculos.

Este nutriente contiene un elemento llamado cobalamina, que favorece el crecimiento en los niños, aumenta su apetito y mejora el sistema inmunológico, evitando contraer enfermedades infecciosas o virales.

Te interesará: ¿Qué hace la lisina en los niños?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la vitamina B12 se encuentra únicamente en los alimentos de origen animal, por ejemplo: la carne, el hígado, pescado, salmón, camarones, las aves de corral y los huevos.

De ahí que muchos de los casos de deficiencia de vitamina B12 se den en personas veganas o vegetarianas, ya que ni las plantas ni las frutas contienen esta sustancia.

Algunos de los síntomas de la carencia de vitamina B12 son: fatiga, cansancio, mareos, problemas con el equilibrio, cambios de humor, debilidad escolar, lentitud en los reflejos, entre otros.

Deja un comentario